sábado, 9 de abril de 2016


El tiempo pone cada uno en su lugar, tarde o temprano nos acabamos topando con la realidad que nos pertenece y aunque a veces pueda doler, la vida misma nos da aquello que necesitabamos, quizá nos da una de cal y otra de arena, pero poco a poco nos va situando en nuestro correspondiente camino. Y aunque a veces uno no quiera abrir los ojos, llega un día en el que te ves obligado a quitarte esa benda de los ojos, observar y darte cuenta de que has llegado a donde debías llegar, en el momento adecuado y en el lugar exacto. Acabas encontrando y conociendo a gente digna de compartir buenos momentos, personas que te hacen sentir bien, que se alegran de tus éxitos y que en las malas estén ahí para apoyarte, si eres un afortunado que ha encontrado a esas personas, por favor, no las dejes escapar nunca, porque un amor se puede ir cuando menos lo esperas, sin embargo, una amistad si la cuidas bien puede ser para toda la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario