viernes, 18 de enero de 2013


Ella se fue una noche de madrugada en busca de algo mejor, sin embargo, por mucho que buscó y buscó, jamás lo encontró, vivía en busca de tiempos perdidos, instantes que por mucho que quisiera repetir, jamás volverían, recuerdo que ella solía llorar en las noches de luna llena y sinceramente, jamás llegue a comprender el porqué, el porqué de esas lágrimas, que en cada noche de luna llena, salían de sus ojos, se deslizaban por sus mejillas y oía bien sus suspiros... ella nunca quiso reconocerlo, pero recordaba cosas, que no sé bien porque, le hacían daño, mucho daño, a menudo me preguntaba el porqué de todo aquello, pero ella jamás quiso contar nada, simplemente decía un no te preocupes, estoy bien... palabras que jamás me creí, sabia a la perfección de que algo le ocurría, algo rondaba por su cabeza que le hacía tanto sufrir... al cabo de meses, note que se había adelgazado bestialmente, no llegue a saber cuantos quilos había perdido, pero sabía que aproximadamente habrían sido unos 15kg en pocos meses...llego un día en el cual, empecé a preocuparme seriamente, aparte de haberse adelgazado tanto, cada noche rompía a llorar y cada mañana se iba a correr por el bosque... nunca supe el porqué de cada uno de sus actos, pero ella cambió radicalmente, ya no era la misma de antes, antes siempre sonreía, ahora ya no, suele mostrarse seria y se está convirtiendo en una persona muy fría, a menudo me da miedo... hace y dice cosas que me aterrizan... Al cabo de unos 8 meses, empezó a encerrarse en el baño y se tiraba horas, tampoco llegue a saber el que hacía, por mucho que le preguntase, jamás quería contar nada... hasta que un día, la oí gritar y pegar golpes contra la pared, en ese momento, lo único que hice fue ir corriendo a abrir la puerta, pero no pude, la tenia cerrada con el pestillo, yo gritaba para que ella abriese, pero no contestó, ni gritó ni nada... desesperada, empecé a estamparme contra la puerta con la esperanza de que esta cediese, finalmente, cedió, pero ya llegue demasiado tarde, pues ella se había cortado las venas, me encontré con su cuerpo metido en la bañera, con ambos brazos rajados con un cuchillo, estaba todo lleno de sangre... en ocasiones, tenía la sensación de que algo malo iba a suceder, en cualquier momento, pero jamás en la vida pude imaginarme que ella acabaría por suicidarse... aquello me impacto realmente, me sentí culpable por no haber hecho nada para evitarlo... al cabo de unos días, encontré una nota suya, la había escondido debajo de un libro que tenía en el escritorio, no pude resistirme y sin duda la leí, en esa nota, me explicaba el porqué de su suicidio, me decía que no me preocupase ni sufriese más por ella, que yo jamás tuve la culpa de ello... sin embargo, a pesar de aquella nota, no pude soportar tanto dolor, así que decidí irme de aquella ciudad e irme a vivir a otro pueblo, al cabo de meses, empecé a sentir dolores musculares muy intensos, hasta que llegó un momento, en el que no podía aguantarme de pie... en ese momento, me di cuenta de que estaba enferma, llame al médico y me dijeron que no sabían que era lo que me pasaba, que no era habitual en mi edad... a días de hoy, solo me queda la esperanza de que moriré pronto, he perdido la movilidad de todo mi cuerpo... sufro constantemente y la recuerdo a ella.... y tengo miedo, mucho miedo de que mi día no llegue aún... así que en esta historia, el único final que le puedo dar... es que deseo desesperadamente de que alguien me quiera hacer el favor de matarme... lo siento mucho... pero no hay nada más que pueda desear tanto como la muerte... ella es la única cosa que deseo... quiero morir y estar junto a ella eternamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario