miércoles, 29 de agosto de 2012



Un hilo rojo, invisible, conecta a aquellos que están destinados a encontrarse.
A pesar del tiempo, del lugar, a pesar de las circunstancias, el hilo puede tensarse, enredarse, perderse hasta casi desaparecer, pero nunca podrá romperse.

Si estas destinado a acabar o a estar con alguien, hagas lo que hagas, quizás en el final del camino te lo encontrarás quieras o no. A veces hay que aceptar las cosas tal y como vienen porque no nos queda ninguna otra opción.

2 comentarios:

  1. El primer parrafo es un proverbio chino.

    ResponderEliminar
  2. Pues proverbio o no. Es preciosa entera la entrada :3
    Y más razón en tan pocas palabras creo que es imposible.

    ResponderEliminar